navegador

Novedad octubre 2016

Cuatro correctísimos criminales es un libro de G. K. Chesterton que consta de cuatro historias policiales autónomas pero todas relacionadas por la misma características: el crimen cometido es, en realidad, un acto de virtud por lo que, en realidad, no importa el Quién lo hizo o Cómo lo hizo sino Por qué lo hizo y, más específicamente, Por qué lo que hizo no es un crimen aunque lo parezca. Las historias están enmarcadas por un prólogo y un epílogo que les dan una coherencia de “novela” y ponen en otro contexto las paradójicas historias de los cuatro correctísimos criminales del título.
La presente traducción de Saurio recupera párrafos enteros que se habían perdido en las anteriores traducciones publicadas y aclara pasajes y diálogos antes incomprensibles. Además, es una edición anotada, para que todos aquellos que no sean ingleses de la década de 1930 o expertos googleadores entiendan algunas referencias algo oscuras que Chesterton hace en estas deliciosas historias.

200 páginas

Conseguilo en:

Novedad octubre 2016

Las bestias que conjuramos de día nos acunan por la noche. Argentina, la mayor elocuencia parece estupidez, y al vesre, lo que parece es. Por decir, la bestia salió ventrílocua. Se parece a un cimarrón, un cuzco ralo, taimado y veleta pero quién sabe. Abatida, aún se emperra. Se anuda con los de su especie sólo por necesidad. Política, vendría a ser. Polvo, polvito, pólvora en la polvareda. Todo esto se desvanece con un roce, y es bueno que así sea. Se escribe en todo caso, se habla sin parar (si alguien pudiera eso, existir un día más), se vive como si... Ser parte es un privilegio.

Leonardo Longhi

Polva se lee en una línea de la tradición argentina muy clara, la de los suburbios, el basural, Lamborghini, Carlos Correas, el primer Borges, el más “pervertido”… Todo pasado por un filtro de voces en mutación. No hay concesiones: cuando tiene que ser reactivo, agresivo o repugnante, lo es; también muy lírico, al mismo tiempo. Me sorprendió.

Juan Terranova

46 páginas

Conseguilo en:

Los cuentos de Eloísa Suárez son gozosas máquinas precisas que rehacen las estructuras conocidas para construir mundos nuevos. Quienes amen los policiales de enigma saborearán los cuentos de Puntada sin hilo como sibaritas. Los cuentos de Eloísa Suárez son homenajes amorosos a un género que a tantos nos sigue seduciendo y tan pocos escriben así, en estado casi puro. Leerlos es reconocer viejos tópicos clásicos: el combate superstición versus razón, encarnado en escenas sobrenaturales que la mente preclara de quien ejerce el rol de detective desenmascara como simples coincidencias, efectos visuales, malentendidos; diferentes ambientes socio-culturales que se vuelven escenarios específicos de los crímenes (bibliotecas de ciegos, artistas de circo, gremialistas, el pequeño pueblo, la gran ciudad, el barrio humilde, la empresa competitiva) y nos recuerdan que —parafraseando el viejo dicho latino— la tentación de violar la ley hiere con igual pie las chozas de los pobres, el palacio de los reyes y cualquier otro espacio social donde haya gente que ama, desea, trabaja por su pan, se relaciona. Hay asesinatos, por supuesto, pero también robos misteriosos, desapariciones extrañas y claro, el guiño infaltable que le encanta hacer al género señalando sus orígenes: vueltas de tuerca nuevas para clásicos enigmas fundacionales (así, un par de detectives parecen desafiar a su antecesor fundacional, el detective Dupin de Edgar Allan Poe, y encontramos en Puntada sin hilo un nuevo caso de asesinato con gorila suelto).

Elsa Drucaroff

174 páginas

Conseguilo en:

¿Alguien lee las contratapas de los libros? ¿Y si alguien las lee, les hace caso? ¿Alguien compra un libro por lo que lee en la contratapa? ¿Es usted ese alguien? ¿Siente la tentación de adquirir esta compilación de textos de diversas longitudes y pelajes escritos por Saurio al leer este parrafito? ¿Le gustaría embarcarse en la lectura de microficciones, textos experimentales, poemas en prosa, cuentos hechos y derechos y otros escritos que resisten cualquier clasificación de género? ¿Podrá enfrentarse a esta mezcolanza de guarradas, juegos de palabras y poética cripto-surrealista? ¿Se sorprenderá al descubrir que se repiten frases, imágenes y hasta párrafos completos en los diversos textos, como si fueran parte de algo más grande? ¿Se preguntará por qué hay dibujos, carteles e historietas desperdigados en este libro? ¿Lo atribuirá al horror vacui que siente el autor ante el papel en blanco o asumirá que se trata de una forma alternativa de escribir microficciones?
Pero, lo más importante, ¿sabrá usted qué hacer con los escombros?

128 páginas

Conseguilo en:

Este texto es parte de una obsesión: desde siempre voy escribiendo o reescribiendo con sus variantes, plagiándome, un mismo texto que no tiene fin ni principio, que se toma su tiempo entre períodos de ocio, crónicas periodísticas, escritos académicos o poemas costumbristas. Pero vuelve luego, renovada o mutilada, repitiéndose, como un himno, esa melodía que vela en mi interior, siempre inconclusa, velándose con facilidad, frases inconexas, al azar pronunciadas, como una oración o rezo: como siempre se repite en el templo el padre nuestro. Es esta entonces una poema de lectura confusa, hermética, que refiere a la pérdida, a la idea nietzscheana de pérdida, lo cual supone -en este caso- una forma de concebir la poesía, en la que la pérdida no es solamente imposibilidad de un encuentro con otro sino con uno mismo y sólo, exclusivamente, interpretación de quien lea.

Pablo Ananía

64 páginas

Conseguilo en:

Los libros de La Idea Fija están en:

Mendel Libros
Paraguay 5163 (CABA)
Alamut
Borges 1985 (CABA)
Borges 1975
Borges 1975 (CABA)
La Otra lluvia
Bulnes 640
Punc
Beláustegui 393 (CABA)
La Internacional Argentina
Padilla 865 (CABA)
Pergamino libros
Honorio Pueyrredón 1131 (CABA)
De La Mancha libros
Corrientes 1888 (CABA)
Bohio Andaluz
Fitz Roy 2483 (CABA)
Librería Norte
Las Heras 2225 (CABA)
O en nuestra tienda en MercadoShops

¿Quién no se tiró alguna vez un pedo?
No, no mientas, vos también te tiraste uno. O dos. O miles.
Todos nos tiramos pedos, y lo hacemos de un modo indiscriminado, sin molestarnos en identificar o clasificar sus características, sus costumbres, sus aromas.
En Un libro al pedo Saurio subsana esta carencia, realizando una minuciosa y rigurosa taxonomía de pedos, gases, ventosidades, flatos, cuescos y otras emisiones odoríferas anales.
El lector (y la lectora, porque las mujeres también se tiran pedos, aunque rara vez lo quieran admitir) descubrirá la diferencia entre un Pedo Enjabonado y un Pedo Jabonoso, aprenderá el procedimiento para obtener un Pedo Embotellado, conocerá la curiosa historia detrás del descubrimiento del Pedo de Aguas Termales y se sorprenderá con el sorprendente Pedo Sorpresa, por mencionar sólo unos pocos ejemplos (cinco, para ser precisos) compilados en esta obra.
Así que no pierdas más tiempo en leer esta descripción. Adéntrate en Un libro al pedo y comprueba empíricamente como tu vida cambia irreversiblemente para mejor. O para peor.
Una de dos.

epub sin DRM

Conseguilo en:

En las grandes ciudades, el viajar no es un placer que nos suele suceder, sino una necesidad cotidiana: tenemos que ir de aquí para allá y no nos queda más remedio que subirnos a algún medio de transporte. Que, en el caso de Buenos Aires, generalmente suele ser el colectivo. Así, durante una buena parte de nuestra vida estamos siendo trasladados en unas incómodas y enormes cajas de metal junto a varias decenas de extraños con los que interactuamos poco y nada. Para pasar ese tiempo muerto y rutinario leemos, conversamos, escuchamos música, pensamos, miramos por la ventanilla, observamos a quienes nos acompañan circunstancialmente en nuestro viaje. Tito Pérez fue un paso más allá: comenzó a dibujarlos. Todos los días, desde Plaza Italia a Retiro y viceversa, generalmente en el 111 y el 152, en una pequeña libreta captura las posiciones, las actitudes, los gestos del resto de los pasajeros.

Saurio

epub sin DRM

Conseguilo en:

Bienvenidos a la primera antología caprichosa de La Idea Fija. Qué, como su nombre lo indica, no obedece a ningún criterio ordenador sino que se forma sin razón aparente. Por debajo, por supuesto, subyace una razón auténtica para esta antología, un criterio regulador obvio, mundano, si se quiere: son textos que fueron publicados en algún número de La Idea Fija y, por lo tanto, hay de todo: sexo, muerte, blasfemia, más sexo, más muerte, más blasfemia... bueno, evidentemente tenemos la idea fija a la hora de elegir los cuentos. Pero lo cierto es que en esta antología caprichosa vas a encontrar un erótico thriller cyberpunk, un voyeur en coma, la biografía no autorizada de Jesús escrita por Judas, lo que le pasa a un meticuloso asesino a sueldo, un caso de posesión automovilística digno de Stephen King, unos juegos infantiles que empiezan a perfilar una perversidad nada inocente y las exaltadas diatribas de alguien que no se llama Javier frente al colapso de Occidente y de la civilización tal como la conocemos. Todo para que tú, querido lector, te emociones y aúlles de placer al pasar las hojas virtuales de este ebook.

Contenido neto

Sara Genge - Cosita linda Frank Roger - El testigo Héctor Ranea Sandoval - Maniobra de distracción Luke Jackson - El evangelio según Judas Hernán Domínguez Nimo - Confesión sobre ruedas Eloísa Suárez - Muriel Saurio - Los niños bien salieron a la caza del ruso

epub sin DRM

Bajátelo